Un vino con… Xavier Magalhaes

magaangel

Recientemente nos reunimos con Xavier Magalhaes en su última exposición en Vigo, para hablar de arte y vino.

 

P. Tu primera exposición fue en 1990. ¿Cuántas has hecho desde entonces y de cual tienes mejor recuerdo? R. Entre colectivas e individuales, unas 200, digo 200 pero me quedo corto. De la que mejor recuerdo tengo? La que tengo pendiente por hacer.

P. ¿Qué representan las exposiciones para un pintor? R. Como la propia palabra dice, exponerse. Exponerse es mostrarse ante tu gente y la gente que le gusta el arte y que ellos vean en que punto estas. Entonces no solo es mostrarse, si no exponerse a que los demás les sigua gustando o se sigan horrorizando de lo que haces. Los cuadros son ventanas abiertas en donde es una equivocación que el espectador trate de analizar a través del cuadro tu motivación a la hora de hacerlo, por que eso nunca lo va a descrubir. Mi pintura, es un diario, un diario donde abiertamente reflejo las emociones y el estado anímico en el que me encuentro, y a parte sin titubeos, no me importa en absoluto que los demás lo sepan o no lo dejen de saber. Lo que si trato es de almacenar siempre la alegría, los buenos momentos, dejando lo que no te gusta fuera del estudio. A través del color y la alegría del color, se trata de transmitir sobre todo emoción.

P. En aquel momento tenías 40 años, ¿ fue la pintura una vocación tardía? , ¿cómo llegaste a ella? R. No, yo supe que iba a ser pintor ya con 16 años, y con 17 tuve la suerte de que Laxeiro me dijo que lo que podía aprender aquí no tenia que salir de Galicia para aprenderlo en ningún sitio. Pregunté donde era aquí, el me señaló el suelo de su estudio, y ahí empecé a trabajar con una persona que a mi me emocionaba como pintor y como hombre. Y como hombre me descubrió como tenía que yo estar ante la vida para que como una piedra porosa la vida te traspasará y dejara tu sedimento, no cabe duda de que esos sedimentos los hay buenos o malos, ahí está la habilidad de lo malo dejarlo aparte y lo bueno absorberlo. El decía que uno que aspira a ser creador nunca lo puede ser si no sabe vivir, si no deja que la vida lo traspase. Y me crió en tres grandes amores, a los cuales nunca les he sido infiel que son: la pintura, la libertad y Galicia. Por qué tardé en exponer? Por que me decía, y tienes mucha prisa? Trabaja, no te preocupes, todo lo que tenga que acontecer va a acontecer, y tenía razón.

P. Laxeiro fué mentor y maestro, hablanos de tu relación con él, ¿qué te aportó? y, ¿qué otros referentes tienes? R. Antes de conocer a Laxeiro, tenía como referente a Antonio Fernández, me enviaba las cabecitas de ovejas echas para que yo las rematará y claro yo hacia fotocopias de esos dibujos, los guardo todos como oro en paño, pero yo cuando conocí a Laxeiro y su manera de encarar la vida, la energía que el de una manera natural plasmaba también en sus cuadros, para mi eso fue una bofetada tremenda, y fue cuando aun por encima, cuando consintió que yo fuera su discípulo. Estuve 7 años dibujando, con las diversas técnicas, por que el decía que el dibujo es como la calceta de las señoras que están viendo la televisión, que miran la película sin ver el punto que están haciendo. Entonces el dibujo tiene que ser una situación natural de un pintor. El me concibió de estar a su lado, para mi fue un reto muy grande y el animo de superación era la clave de la batalla, donde yo tenia que estar por encima de todas las expectativas que se esperaban de mi y el fue el que demoró que yo expusiera, siempre me decía tienes mucha prisa, creo que fue un poco eso y otro poco, como todos los padres, que tenemos hijos y que cuando comienzan a salir al exterior tienen miedo de que cometan los mismos fallos que cometimos nosotros, cuando tienen que cometerlos que es una forma natural de su formación y de calcancia de su madurez. Y cuando expuse por primera vez, que fue en Vigo, la primera persona que estaba en esa sala era Laxeiro esperando por mi, batiendo palmas y brillándole los ojos de una manera especial, decía tenemos un pintor entre nosotros, y yo creo que fue la mejor crítica que he recibido en mi vida como pintor.

P. En tus comienzos hacías un uso más intenso de formas antropomorfas que evolucionaron hacia un figurativismo abstracto plano y colorido, y ahora vemos un figurativismo diríamos “alambrico” muy simple y directo en el que las figuras son meros trazos lineales. R. Si, Yo vengo de la figura pura y dura. Por que sin conocer lo que hay por debajo de la piel, donde están los huesos, como se mueven y cuales son los tirantes que los mueven y como están recubiertos, si haces un brazo, no haces un brazo, haces un chorizo. Para que ese brazo tenga fuerza tienes que tener unas nociones de anatomía, entonces a través de ello estuve siete años trabajando a paste, incluso pasteles de gran tamaño, solucioné temas que hoy diría que paciencia tuve realmente para hacer aquello, por que es un trabajo muy laborioso y muy lento. Y a través de ahí, no sabes por que, pero a través de tu trabajo, no es una cosa que tu programes de estar ahí y ahora estar aquí, es a través de tu trabajo, es una andaina y vas llegando hasta aquí. Porque yo creo que si tu te detienes te conviertes en artesano de tu propia obra y realmente para mi la pintura es todos los días la novedad en lo que yo no tengo previsto y que el cuadro me va a mostrar como experiencia.

Era una pintura más tenebrista. Es curioso, por que fue a raíz, de que, yo tuve un periodo ahí muy difícil, que incluso desapareció la figura de mi obra, donde colores un poco fuertes, yo no sabia lo que estaba pasando, y era la enorme agonía que tuvo mi padre antes de morirse, después nació mi hija y nacieron la serie de 80 cuadros sobre cuentos infantiles, la interpretación de esos cuentos a través de tu andadura, de las connotaciones sociales y políticas que hay detrás de esos cuentos. Los viajes de Gulliver si los lees así prosaicamente es un cuento muy bonito, pero si analizas hay una crítica al entorno de la creación de esos cuentos. Entonces sin darme cuenta volvió a aparecer la figura, pero la figura ya era esquematizada, no me importaba la concepción de la figura como figura, me importaba que tuviera movimiento, de que con la mínima línea, sugerir. Mis cuadros están llenos de anécdotas, de connotaciones para analizar el cuadro, el color, movimiento y alegría.

Si, si lo son. De hecho estoy haciendo una aventura escultórica donde la gente que lo ha visto, dice que tiene la misma fuerza que los cuadros, por que claro, como son figuras alámbricas todo el contorno de color donde esta situado el proceso escultórico forma parte de el, por que no le obstaculiza su visión, pero no es tan sencillo, al menos no es tan sencillo para mi, por que el que tenga compostura esa línea… a veces no sale a la primera.

P. En tu pintura, el cuerpo humano, en especial el de la mujer, tiene un protagonismo difícil de obviar a pesar de la abstracción ¿hay algún tipo de obsesión? R. Si, no es obsesión, es una consecuencia. Yo creo que la mujer es el ombligo del mundo, creo que nosotros venimos de nuestras madres, y la mujer para mi tiene un papel fundamental en mi vida y así lo reflejo sin ningún tipo de tapujos en mi obra. Yo que sé, tu quitas el David y los hombres somos muy feos (risas). La mujer siempre es armoniosa, no importa que sea alta, baja, gorda, delgada, siempre tiene armonía, y después esta eso, la mujer madre, la mujer hija, la mujer adolescente, la mujer es maravillosa.

P. Tu colores, ya sean cálidos ( ocres, rojos, amarillos, naranjas…) ya sean fríos ( grises azules…) siempre cercados o enmarcados por gruesos trazos negros, transmiten muchas cosas: luminosidad, alegria…pero también un punto de ingenuidad que remite a la infancia. R. Es que es muy difícil después de tantos años seguir siendo niño. Yo trato de, en esa simplicidad, de desnudarme lo más posible. No hay cosa mas congratulante que venga un niño a mi estudio, por que el niño logra entrar en mi obra y en cambio sus padres no. Tiene que haber un lenguaje a través del, de las cosas más atrevidas a más simples se puede reflejar con ingenuidad.

P. El apoyo en dibujos geométricos y en especial las tramas ( escamas, retículas…) ¿ que significan? ¿ son una esquematización de entorno? R. No, en absoluto. Son anécdotas para llegar al contenido del cuadro.

P. Baco adolescente, de Caravaggio, La boda de Canaa, de Veronés, El triunfo de Baco o los borrachos, de Velázquez, La vendimia, de Goya, La viña roja, de Van Gogh, Sherry bottle, de Juan Gris… Tienen en común el vino, que como parte de la cultura del hombre, ha sido tratado por la pintura a lo largo de los siglos. Hablanos de esta relación. R. Si. El vino es un ser misterioso, es igual que las mujeres, una mujer nunca la conocerás. Cada botella de vino, siendo de la misma marca, todas son diferentes. Por que si uno no tiene viciado el paladar, la segunda y la tercera botella no son como la primera. Entonces es un ser misterioso, con su sonido, su lenguaje y paleta de sabores, de colores… Yo he tomado grandes vinos que han interrumpido conversaciones. Entonces gracias al vino estamos aquí, si no que se lo pregunten a Noé, no? Y la connotación de la vid es algo maravilloso, en las cosas más sagradas anda el vino por el medio, incluso en las grandes religiones, unos prohibiéndolo, y otros a través del diciendo que la cosa mas sagrada se puede recordar a través del vino.

P. Cuando compras un vino, ¿en qué te apoyas para decidirte, una reseña crítica, la indicación del vendedor, el consejo de un amigo…? ¿O prefieres arriesgarte y probar por tu cuenta? R. Lo que he probado y me gusta. Uno tiene que tener siempre la apetencia de probar cosas nuevas, tanto en el mundo del vino como de la gastronomía. Uno tiene que ser siempre dispuesto a paladares nuevos, a secuencias nuevas de sabor y eso está en el tomar vinos. Si te gusta repites y si no te gusta no. Comprar vino por etiquetas yo creo que es como una ruleta rusa con un revolver, yo creo que te equivocas cinco veces para acertar una. Si tienes que probar pruebas, pero a la hora de comprar siempre compras lo que te gusta y lo que te gusta es lo que has probado antes.

P. La cata, a tu juicio, ¿es una pose o un método eficaz para evaluar un vino? R. Hay personas que tienen una enorme cualidad de tener desarrollado las condiciones organolépticas, y a través de esas condiciones se pueden catalogar las cosas buenas y las cosas malas. Cuando comemos, los guisos hechos por nuestras madres, aun que comamos los mismos elementos y se realice la comida con los mismos ingredientes, nunca va a saber igual que los guisos de nuestras madres, eso no quiere decir que esos nuevos guisos no sean buenos. Entonces yo creo que en la belleza, el tener pantones de belleza es una estupidez, por que el desierto tiene belleza sin arboles, las nobles mesetas árticas tienen una belleza maravillosa, y nuestros bosques y nuestra Galicia también. No hay parámetros, no hay pantones. Tampoco lo hay de sabores. Entonces hay gente que te puede orientar muy bien si esto es bueno o malo. No cabe duda que todos esos análisis hay gente de respeto y hay tontería. Todo depende de lo que te fíes del sujeto que tienes delante. Por que hay gente muy habilidosa para vender su mercancía cuando esa mercancía la vas a comprar y no te gusta.

P. Como alguien ajeno al mundo del vino, ¿qué te parece su mística, su lenguaje y la tribu que lo rodea: expertos, gurús, enólogos, sumilleres, adeptos, etc.…

R. Yo creo que para una buena conversación, sobre todo entre amigos, donde no es necesario para desinhibirte ninguna botella de vino ni ninguna buena comida, por que los amigos los eliges, entonces con unas buenas botellas de vino y una buena comida, se hacen momentos idílicos que los recuerdas a través del tiempo. Y lo más bonito es cuando tienes esa pandilla de amigos, donde a lo mejor los ves una vez al año, pero todos los años os reunís para hacer una comida, y cotejar sin ningún tipo de inhibición las inquietudes que puedas tener, sociales, políticas…

P. La edad media del consumidor español está aumentando, en tu opinión, ¿por qué crees que en un país donde se produce una bebida natural y de calidad como el vino se está abandonando su consumo, y qué podría hacerse para atraer a los jóvenes al mundo del vino? R. Yo creo que es una cosa de cultura. El mundo de la cultura tiene muchos parámetros muy olvidados, desde muy temprana edad. Los niños no saben comprar, la gastronomía se reduce a las hamburguesas y pizzas, y las bebidas pues a lo que dictan las modas de la época. Entonces, sales a la calle y le preguntas a un chiquillo que es un Manhattan o otra clase de combinado y se quedan en cuadro. Y yo creo que el mundo del vino, de la gastronomía es un mundo que no se ha llevado ni a los institutos ni al colegio. Como tienen que comer, cuales son las cualidades a la hora de comer, que dietética tienen que regirse, el consumo de pescados de carne y con que tienen que acompañarlo… Entonces yo creo que el mundo del vino también es un problema de que no se ha infringido una didáctica para poder llegar a el. Mucha gente llega a el a través de su relación con otras personas que le abren ese mundo nuevo. Tu hijo sabe lo que es esto, por que sabe el enorme trabajo y proceso para que este vino llegue a esta copa y con este resultado, y eso es un misterio muy grande para la gente de afuera. Y yo creo que es un problema social de falta de transmisión de cultura. La gente traga, no sabe lo que come ni lo que bebe. Es una falta también de curiosidad.

P.  Para terminar, ¿Qué le dirías a un joven con vocación por la pintura? R. Que sea feliz. Y si la felicidad la encuentra a través del color, adelante. En cuanto se convierta en un trabajo, en un suplicio, que se dedique a otra cosa. Por que la pintura es como una droga, no sabes por que pero todos los días vas al estudio, no sabes cuando pero siempre trabajas. Soy un poco perezoso para empezar a pintar pero me da mucha rabia dejarlo.

 

RESPUESTAS CORTAS:

1. Un libro: El quijote.

2. Una película: Gritos y susurros.

3. Un país: Galicia.

4.- Una comida: Bacallao a gomes de sa?

5. Una época: Renacimiento.

6. Un cuadro: Las meninas.

7. Tinto o blanco: Tinto.

8. Joven o de guarda: Guarda.

magaangel

 

BIOGRAFIA

 

Pintor autodidacta, nace en 1953, comenzó a exponer en 1990 en Vigo, (Pontevedra). Más tarde mostró su obra en diferentes ciudades de Galicia y norte de Portugal.

Hijo de lisboeta y gallego, vivió desde niño en un ambiente culto pese a pertenecer a una familia económicamente modesta y los destinos de su padre, miembro de la Guardia Civil, le llevaron a vivir en varias ciudades que dejaron su huella en la sensibilidad del artista.

Aprende a dibujar y a pintar de la mano de Laxeiro. Viaja diversas veces a Roma y Florencia y también su obra está ligada a Bueno Aires. Experimenta el grabado y la litografía para lo cual viaja a La Habana, Taller Experimental de Artes Gráficas.

Su primera exposición individual realmente importante la realizó en laCasa de la Parra, en Santiago de Compostela, en 1992, exposición que constituye su reconocimiento como artista notables entre los jóvenes gallegos. Esta impresión la confirmó dos años más tarde en una muestra excepcional que realizó en el Castillo de Soutomayor, en Arcade, auspiciada por la Diputación Provincial de Pontevedra. A partir de ahí expone en diversas instituciones privadas y públicas de Portugal, Francia, Argentina, Cuba, Uruguay, España. Su obra figura en colecciones privadas e institucionales de España y extranjero, vitral gótico, de la ideal arquitectura de un oriente sólo presentido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *